¿Qué es el GLP?

El Gas Licuado de Petróleo (GLP), también denominado “Autogás” como nombre comercial es una mezcla de combustibles gaseosos, fundamentalmente propano y butano, que sometido a presión (dos bares a 20 grados centígrados), se convierte en líquido, estado en el cual es más fácil de transportar y almacenar.

El Autogás se puede extraer directamente de yacimientos en un 60% y también a partir de la refinación del petróleo. Su obtención resulta mucho más económica que la de otros combustibles, como la gasolina o el gasoil, a la par que también resulta más ecológica.


RENDIMIENTOS

Con un buen kit de adaptación a GLP, los motores de gasolina ofrecen prácticamente el mismo rendimiento cuando emplean autogás, con variaciones que apenas alcanzan el 2,5%. Para lograr estos rendimientos la clave está en un correcto montaje del sistema de adaptación, y en la calidad de los componentes.


VENTAJAS GLP

Existen dos grandes grupos de ventajas por las que convertir un coche para utilizar autogás: Económicas y Ecológicas.



Económicas

Un automóvil alimentado por Autogás resulta mucho más económico. El GLP es del orden de un 50% más económico que la gasolina, y alrededor de un 40% más que el gasóleo. El usuario final puede ahorrar entre un 30% y un 40% en su factura de combustible.

Los motores que emplean GLP necesitan menos mantenimiento y reparaciones, ya que trabajan de manera más suave y limpia, y desgastan menos elementos como las bujías, conservando además en mejor estado el aceite lubricante.

Existen ayudas económicas para el cliente final por parte de las autonomías y municipios, dentro de los programas de reducción de emisiones y movilidad ecológica. Además, el cliente puede reducir aspectos como el impuesto de circulación en bastantes municipios.

Ecológicas

Respecto a un motor Diesel, los motores que emplean Autogás como combustible no emiten prácticamente partículas sólidas (hasta un 99% menos). También reducen sus emisiones de Nox en un 96% y las de CO2 en hasta un 10%.

Respecto al mismo motor funcionando con gasolina, cuando se emplea Autogás se reduce en hasta un 68% las emisiones de Nox, y en hasta un 15% las de CO2.

Disminuye en un 85% la niebla tóxica de las ciudades.






El coche, con el GLP, no pierde la capacidad de emplear gasolina convencional, ya que cuenta con dos depósitos de combustible independiente, con el que se incrementa la autonomía del vehículo, al tiempo que se evita la dependencia de estaciones de servicios con Autogás.


FUTURO DEL AUTOGÁS


Los precios del Autogas, como ha podido comprobar, son una de sus grandes ventajas. Pero lo mejor de todo es que existe un gran excedente de este tipo de combustible, lo que garantiza a largo plazo la estabilidad de su precio, algo que no ocurre con la gasolina o el gasóleo.

Además, el Autogás cuenta con ventajas fiscales en toda la Unión Europea, bajo la directiva CE2003/96, que controla los impuestos sobre el combustible, ya que se quiere incentivar su uso por su menor impacto en el medio ambiente respecto a los combustibles líquidos de uso común.



SEGURIDAD


En España contamos con un gran control en todos los equipamientos de GLP, que deben ser instalados en talleres especializados, con capacitación técnica certificada por el representante comercial de dichos sistemas.

Un informe elaborado por el RACE (Real Automóvil Club de España), con diversas pruebas de impacto e incendio, demostró que, en el caso de un accidente, un vehículo equipado con un depósito de GLP no presenta ningún riesgo añadido.

En impactos severos por alcance, el depósito blindado es extremadamente estable, y por ello, resulta muy poco probable que se perfore o estalle. En caso de un incendio que caliente el depósito, la presión del gas se disipa por una válvula de alivio instalada en el compartimento donde va el depósito de GLP, apuntando hacia el suelo. Aunque el gas arda a su salida del vehículo, crea una llama que no genera ningún riesgo añadido a los pasajeros o los equipos de rescate.

HOMOLOGACIONES


Para poder homologar una transformación a GLP, un vehículo debe tener homologación de emisiones Euro3 o superior, lo que hace que la práctica totalidad de los vehículos comercializados desde 2001 puedan ser adaptados a su funcionamiento con Autogás.

En WINBOXES todos nuestros equipos cuentan con la homologación, imprescindibles para poder homologar el sistema de GLP de cara a las revisiones en ITV.